domingo, 22 de junio de 2014

Roberto Benigni y su desaparición en el cine

Roberto Benigni fue el director de la multipremiada "La Vita é Bella". Corría el año 1997 y el director italiano se encontraba en la cúspide del cine mundial, haciendo de su película una de las más vistas de la historia, además de una de las más valoradas por público y crítica. Desde entonces, el cómico, actor, director y poeta italiano sólo ha dirigido 2 películas más, que fueron un estrepitoso fracaso en la pantalla. Pero, ¿Qué ha pasado con el director italiano en los últimos años?. 
                    Roberto Begnini                                                          Nicoletta Braschi y Roberto Benigni
La desaparición de Benigni ha sido conjunta a la de su mujer y actriz fetiche, Nicoletta Braschi, que no ha vuelto a actuar tras la última realización de su marido en 2005. Ambos, protagonistas de los dos últimos proyectos del director "Pinochio" (2002) e "Il tigre e la neve" (2005), proclamaron la debacle del que podría haber sido uno de los nuevos magos del cine italiano y que se quedó en la superficie.  

Desde el final de sus últimas creaciones, el genio italiano se ha centrado en su faceta como actor de teatro y poeta, estudiando y recitando la obra del escritor más importante de Italia, Dante Alighieri y su "Divina Comedia". Su espectáculo "Tutto Dante", es un éxito en su país y sigue dando la vuelta al mundo con él, explicando la obra del siglo XII de una forma coherente para el público y mezclándola con bordes de comedia de la actualidad.

En "Tutto Dante", el artista continúa tratando los mismos temas que utilizaba en sus películas. Se centra en lo teatral, lo actual, la comedia, la religión, lo prohibido, el sexo, la felicidad, lo oculto y ante todo el amor. Con todo ello, ridiculiza a la sociedad italiana e intenta hacer comprender el poema de Dante. Para ello utiliza la semántica de forma sublime, hasta el punto de ser capaz de hacer de un poema tan complejo y antiguo algo actual, entendible y gracioso para el público. También hay que afirmar que su explicación es una interpretación personal que intenta crear alegría en la audiencia.


Benigni, que es un director a quien yo sitúo entre los nacidos en la generación de los -50, con unas características determinadas, comenzó en el cine actuando para otros y muy enfocado en el teatro. Poco a poco y tras su presencia en televisión, se atrevió a dirigir y consiguió seguidores a ultranza, además de buenas críticas con sus primeras creaciones, diferentes y excéntricas. Semejante al Director a Nanni Moretti, por actuar en sus películas y por hacer filmes muy personales, centrados en aspectos que les interesan.

Su ilusión por crear "Pinochio", que fue la película más costosa del cine italiano y un fracaso estrepitoso, debería haberle hecho cambiar algunas cosas de su cine y madurar. En cambio, su afán por continuar contando historias de amor sobre la adolescencia le hicieron salir del mercado cinematográfico. Su infantilidad, le hace diferente del resto de directores y su inteligencia le ha hecho posicionarse mejor en actuaciones televisivas o teatrales donde su discurso y elocuencia brillan más que en los filmes donde su discurso no podía ser modificado.

Nacido en 1952 y considerado un eterno niño por quienes lo conocen, fue nominado en 1998 a 7 Oscar por su película "La Vita è Bella", de los que logró 3, siendo la película italiana más elogiada del certamen en su historia. En su discurso ya citó a Dante Alighieri, el amor y la importancia de su mujer que le había ayudado a vivir la vida, experimentarla y disfrutarla.
Pintura de Roberto Benigni por BORBAY                                      Roberto Benigni en "Pinochio" (2004)
El problema que tuvo, fue que no supo dar el giro adecuado o una continuidad a su madurez como director como hizo en su multipremiado y envidiado filme. Su ilusión por hacer un cine amable y cautivador, que evada de los problemas había quedado atrás para el público, que esperaba tragicomedias de calidad. Su desagrado con la crítica ha llevado a la sombra su vida personal y ha centrado su actividad laboral fuera de la gran pantalla, sin que parezca que pueda volver de forma cercana.

El trabajo que ha llevado en los últimos años puede haberle hecho madurar y crecer, tanto como para animarse a una nueva creación para la gran pantalla que muchos esperamos ansiosos. Su nueva visión, acompañada por sus éxitos y fracasos podrían hacer crecer al cine italiano, y mostrarnos de nuevo a una persona peculiar que cautivó y posteriormente defraudó a sus fans.

Es posible que su mayor acierto en "La Vita è Bella" fuera dar a un niño el papel adecuado, y a él mismo el papel de adulto simpático pero maduro, que no tiene ni tenía en sus otras películas. El ambiente y la calidad musical, así como el guión de la historia enamoraron a todos y esperamos volver a verlo resurgir de un letargo que no debería ser mucho más largo. ¿Volverá Roberto Benigni a dirigir una película?
Nicoletta Braschi y ROberto Benigni en la película "Il Mostro"
No olvidemos que para comprender su obra más conocida, hay que ver la filmografía del director ya que desde "Tu mi turbi" (1983) a "Il piccolo diavolo" (1988), "Johnny Stecchino" (1991) o "Il Mostro" (1994) ha crecido y comunicado desde la perspectiva de una persona divertida, extraña y locuaz que no es común encontrar en la sociedad, pero que encanta a la gente.

Su nombre ha quedado grabado en la memoria del mundo y es una de esas personas de las que se espera ver algo diferente, alocado y soberbio que, como Giuseppe Bertolucci pensaba: era diferente y genial. Su proximidad a la poesía, dan una complejidad a sus obras que la gente no parece comprender del todo y que son las que hacen sus películas diferentes a las de otros. En ocasiones sus películas, con gran riqueza semántica, me recuerdan a las comedias que realizaban los ingleses The Monty Python en los años 70 y 80.



1 comentario:

  1. Exelente editorial, yo le agregaría que "la inspiración , no necesita explicación" Roberto Benigni gracias a Dios sos un genio.

    ResponderEliminar